La información de una empresa es fundamental para su funcionamiento; perderla podría significar quedarse sin gran parte de todo el trabajo realizado y de los logros obtenidos tras años de trabajo. Muchas son las razones por las cuales puede perderse información relevante de una empresa: fallas humanas, problemas técnicos y ataques cibernéticos como hackeo o virus. Nadie está exento.

La manera más efectiva para contrarrestar este riesgo es tener un respaldo de toda la información de su empresa conocido como backup, que no es sino una copia de seguridad que se realiza en un dispositivo distinto al original, con la finalidad de recuperar la información que se haya perdido en cualquier momento y lugar.

Lamentablemente, no existe el hábito de hacer estos respaldos y, por eso, muchas veces la pérdida de información es permanente y pone a la empresa en una posición difícil en cuanto a lo económico, en cuanto a su imagen y posicionamiento. Aunque el problema es grande en sí mismo y trae consigo múltiples consecuencias, en esta ocasión hablaremos acerca de los 5 problemas principales que se dan al no respaldar la información de una empresa.

  1. La pérdida definitiva de la información
    Información sin respaldo es información perdida. Si no se cuenta con respaldos de los servidores y ordenadores de la empresa, ésta se enfrentará a la imposibilidad de acceder a sus propios datos y a recursos valiosos. Esto es en sí mismo problemático, pues trae consigo un sinnúmero de consecuencias como la imposibilidad de realizar el mismo trabajo y con la misma eficiencia. A más de esto, también se pueden dar otras consecuencias negativas como la pérdida de clientes y problemas para el funcionamiento presente y futuro de la organización.
  2. Impacto en la reputación de la empresa
    La pérdida irreversible de información trae consigo también una baja en la reputación de la empresa. ¿Por qué? Pues debido a que la pérdida de datos afecta a la credibilidad de la empresa desde el punto de vista de clientes, socios, proveedores y otros agentes implicados que han confiado información relevante a la compañía.
    Supongamos que al sufrir una pérdida de información estamos extraviando documentos y datos importantes que un cliente confió a nuestra empresa; si no podemos responder y no contamos con un respaldo de dicha información, estaremos poniendo la credibilidad y seriedad de nuestra empresa en entredicho. De no dar solución, esto podría resultar incluso en la pérdida de clientes, pues estos empezarían a buscar otras empresas que puedan brindarles mayores garantías y seguridad.
  3. Consecuencias legales
    Perder información de una empresa, sus empleados, clientes y todos los terceros que tienen algo que ver con ella, puede traer consigo problemas legales y provocar multas o sanciones. Las normativas vigentes en el país, como la Ley Orgánica de Protección de Datos, es uno de estos instrumentos legales a través de los cuales se puede imponer sanciones –o multas significativas– a empresas que incumplan con los principios básicos de procesamientos y seguridad de la información, por causas como pérdida o filtración de datos.
    Además, pueden darse problemas legales internos, con socios o colaboradores que hayan sido afectados por el extravío de información, y sientan la necesidad de iniciar procesos legales en los que la empresa puede verse envuelta.
  4. Consecuencias económicas
    La pérdida de información que no ha sido respaldada, y que por ende no se puede recuperar, trae consigo además consecuencias monetarias. Una de ellas tiene que ver directamente con las consecuencias legales, ya que ante multas o sanciones, muchas veces las empresas deben pagar sumas considerables de dinero por los procesos legales en sí mismos, y para indemnizar a las personas afectadas.
    Otra afección económica que se da es una baja en los ingresos, como consecuencia de la desaceleración de la capacidad productiva de la empresa. Al perder la información se pierden también años de trabajo, posicionamiento y datos esenciales para el funcionamiento de la compañía. Poder regresar al momento previo al problema costará inversión tanto de tiempo como de dinero.
  5. Problemas de organización y estructura
    Como vimos anteriormente, el extravío de información no afecta solo a lo económico, sino que también representa una pérdida de tiempo y de años de trabajo y esfuerzo. Todo este tiempo, si no se contaba con un respaldo adecuado, se pierde definitivamente.
    Volver a trabajar para recuperar toda la información perdida implica una inversión de tiempo, recurso humano y material que genera, inevitablemente, problemas en la organización de la empresa. La estructura y tareas dentro de la compañía cambian y se da un retroceso en cuanto al funcionamiento, pues sería como volver a empezar de cero.
5 problemas generados por no respaldar la información de su empresa

Navegación de la entrada


Deja un comentario